martes, 20 de agosto de 2013

SIN RECOMPENSA

Ninguna creencia religiosa ha mostrado su validez en la resolución de los problemas del mundo. Llamemos problemas a las situaciones que deben afrontar los seres humanos en su día a día enfrentados al entorno geohomodésico.
Ninguna religión, ni salvífica, ni iniciática, ha conseguido mejorar de manera sustancial la situación de la suficiente cantidad de personas como para justificar su preeminencia, y, ni tan sólo, su supuesta eficacia en tanto conexión a ente(s) o energías superiores. Nada, ningún tipo de protección externa, sustenta, consuela o favorece tal o cual buena manera de pensar, ésta u otra forma de entender la ayuda mútua...nada de todo esto tiene recompensa.
Tan sólo queda el consuelo de hacer lo que nos gustaría que hicieran por nosotros.

No hay comentarios: