lunes, 14 de enero de 2013

RELATIVISMO: EL BAILE EN EL VACIO

Nada es absoluto. Todo es relativo.
Cuántas veces, queriendo hacer el bien, hemos desencadenado reacciones adversas.
Cuántas veces, guiados por una aviesa intención, hemos conseguido proporcionar un benefecio...
Relativismo. Sí. Así de duro, pero así de hermoso. Nada hay que nos diga: esto está bien, esto está mal.
Cierto que hay comportamientos que pueden ser más benignos o malignos que otros: sin duda alguna, y de espantosas o meritorias consecuencias. Pero en términos cotidianos, en lo que la vida nos ofrece cada día, hora a hora...todo es absolutamente relativo. Es un baile alrededor de un centro...vacío.

No hay comentarios: