lunes, 21 de enero de 2013

EMPÁTICOS: EL AMOR PURO

El infierno está lleno de buenas intenciones (saber popular).
Todo es relativo, nada es absoluto, y de los buenos deseos se suele derivar un mal resultado. Así que solamente nos quedan nuestras intenciones.
No se puede leer en los corazones: nunca sabremos si una persona nos quiere bien, o si nos está usando para algún secreto fin.
Sin embargo, no todo está perdido: nos queda una característica que, por lo rarísima, puede calificarse de excepcional: la empatía.
Ser empático significa tener la capacidad de ponerse en el lugar del otro bajo cualquier circunstancia. Sentir lo que siente otro, plenamente, orgánicamente. De este sentir se deriva una acción consciente, plena de sentido, hacia el otro.
Es una forma de amor. No la menor. Podríamos hablar si es la mayor, si es EL AMOR.
Es sumamente difícil encontrar personas empáticas: desde el año 64, fecha de mi nacimiento, solamente he encontrado...dos. Eso sí, esta rareza los hace seres deliciosos, delicados, diamantes.
Son amor puro.

No hay comentarios: